Ahora quiero ser tu perro


Iggy Pop… uno de los pocos músicos que todavía logran impactarme. ¿Mi solista preferido? Sí claro, por lejos. Salvando las distancias, también amo a Tom Waits y Leonard Cohen, lo que no me sorprende porque el último disco de la Iguana (Préliminaires) tiene mucho que tributarle a estos grandes. Así que el círculo cierra… ¿me entendés?

¿Cuántas veces lo vi en vivo? No puedo precisarlo. Estoy seguro que no fue en su primera visita en agosto de 1988, un show recordado como uno de los mejores que se haya visto por estas latitudes.

Sí es indudable que asistí a su recital de 1992 en el estadio Obras. Recuerdo cuánto me sorprendió su performance, su entrega. Hasta recuerdo cómo jugaba con un micrófono que terminó golpeando su boca (¿o era su nariz, o su frente?) y que cantó sangrando hasta el final.

Al año siguiente dio un exclusivo recital en el mítico Prix D´ami de la calle Monroe (Monrow, como decía mi ex). También evoco mi mal humor esa noche porque no podía pagar una exorbitante entrada de US$100.

En 1996 volvió para la despedida de los Ramones en River. Y claro: estuve ahí. Gran noche, aunque se me vuelve nebulosa por momentos. En fin, tengo mis motivos.

Toda esa relación con Argentina, todo ese romance con un público que respondía apasionado a tanta locura, le dejó hasta una novia argenta a la que terminó dedicándole dos temas en su disco Avenue B (Miss Argentina y Nazi Girlfriend).

Pasaron los años y, cuando parecía que nunca más lo vería en esta parte del planeta, se bajó hasta el Club Ciudad, el 22 de septiembre del 2006, para ser cabeza de cartel del Pepsi Music, esta vez liderando el renacimiento de los Stooges, y nada menos que frente a 15 mil almas, entre las que se encontraba la mía.

¿Por qué este homenaje a Iggy Pop? Bueno, anoche veía el programa Zane Meets U2 en Vh1, y me sorprendí con las declaraciones de Bono cuando remarcó las virtudes como compositor de Iggy Pop –algo que vengo sosteniendo hace años cuando digo que está subvalorado– llegando a decir que la Iguana era nada menos que “su héroe” (mirá vos, Bono).

Desde anoche que no puedo sacarme de la cabeza a Iggy. Tengo ganas de verlo de nuevo. Y más, muchas más, después de ver este video. Que animal, que fiera enjaulada, que salvaje. Cuanta furia. Sólo él (y unos pocos) entienden el significado de la palabra rock.

No me vengan con boludeces. ESTO es rock y yo le rindo tributo...

6 comentarios:

Alicia Seminara dijo...

Miralo a Iggy haciendo propaganda de seguros para el auto que pasan acá en Londres.

Click acá.

Y hay posters de él por este comercial en los colectivos, estaciones, etc.

Loquísimo!!!

El inconsistente dijo...

Alicia

Lo acabo de ver y no puedo creerlo. Creo que tu comentario y la data que me acabás de pasar me obligan a borrar este post en homenaje a Iggy.

Tan mal andará económicamente como para rebajarse a eso?

Besos y gracias por estar, siempre

Alicia Seminara dijo...

No, no lo borres!

Mike dijo...

Mas allá del triste bonus aportado por Alicia, coincido en todo lo relativo a Iggy. Es uno de los pocos tipos que exudan Rock en serio, junto a otros personajes como Lemmy o Bon Scott. Yo tampoco estuve en aquel primer show que contó con Andy McCoy en la guitarra. Estuve en el show de Obras que mencionás. Tengo la impresión que fue en 1993 pero no estoy seguro. Recuerdo que me partió la cabeza, al igual que Los Brujos que fueron el acto de apertura. Después no lo vi en ningun otro show. Estuve a punto de ir al de los Stooges y todavia me arrepiento de no haber ido. En cuanto a Bono, la verdad es que ya me tiene harto. Salud, Iggy!

ELLA ERA FRAGIL dijo...

pase a saludar..
beso...

EL SEXO VENDE dijo...

HOLA, LA OBRA SE ESTA POR ESTRENAR

TE AVISO.

SALUDOS.